¿Después de la Nueva Mayoría qué?

El reinado de los gobiernos concertacionistas está llegando a su término con la disolución inminente de la Nueva Mayoría, acuerdo electoral que permitió prolongar la agonía de una alianza unida por intereses personales, negociados oscuros, y carencia de voluntad democrática. Como contrapartida emergen nuevos actores políticos y sociales que han asumido la responsabilidad de recuperar el sentido histórico del camino trazado por innumerables líderes a lo largo de nuestra historia.

El interregno de la dictadura capitalista que vivió la sociedad chilena durante la época del terror neoliberal, no ha logrado constituirse en un proyecto de proyecciones, y se ha sostenido tanto por el marco constitucional impuesto fraudulentamente en 1980, como por la aquiescencia de los partidos políticos pactantes de los acuerdos pos plebiscito de 1988 con los usurpadores de la soberanía nacional, en 1973. Los gobiernos concertacionistas y de Nueva Mayoría no han tenido fortuna en proponer un proyecto de desarrollo nacional a la sociedad chilena, y han terminado como proyecciones espurias del antiguo régimen, pues no han logrado romper el cordón umbilical originario que une a los gobiernos democráticos con la dictadura.


El desenlace que se avizora del fin de la Nueva Mayoría, y que también experimenta la Alianza Por Chile, plantea el desafío político de la construcción de un nuevo poder democrático para dar gobernabilidad, y permita a Chile superar la crisis que corroe a importantes instituciones de la República, como el Congreso, el Poder Ejecutivo y las Fuerzas Armadas.

Chile exige y reclama un nuevo entendimiento político que abra paso a un proceso de recuperación nacional y de saneamiento de sus instituciones. Un entendimiento amplio, transversal, plural, requiere no sólo de un nuevo acuerdo constitucional; demanda restablecer el imperio de la transparencia y el dominio de la ética en los asuntos públicos. La corrupción en el Estado, el tráfico de influencia, la intromisión de lógicas de mercado en la vida política, el abuso de poder, las violaciones de los derechos humanos en democracia, la falta de escucha a los actores sociales, entre otros, deben constituir bases mínimas para un acuerdo ciudadano post Nueva Mayoría.

Un nuevo entendimiento político debe plantearse la superación del proyecto neoliberal que tanto daño ha causado a Chile y avanzar a la recuperación del camino trazado por los padres de la patria, fundado en la independencia nacional, la soberanía popular, y los valores de libertad, igualdad y fraternidad. Esta tarea patriótica que se inicia, requiere del aporte de todos y todas, de los actores sociales y políticos que florecen y de quienes han perseverado en esos valores en medio de la adversidad.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar